La cara oculta del Teleno

La cordillera Cantábrica, disfrazada de horizonte

La cordillera Cantábrica, disfrazada de horizonte

A lo mejor solo me pasa a mi, que me crié en Astorga, pero en mi mente el Teleno es una imagen casi fija, que cambia ligeramente cuando se cubre de nieve o de nubes. Sus 2.188 metros lo convierten en referencia obligada en toda la comarca, y en media provincia.

Pero el Teleno es mucho más que esa postal que a todos se nos viene a la cabeza. Un buen ejemplo lo encontramos en su cara oculta, la que no vemos nunca, la que se puede recorrer incluso en coche, por una de las carreteras más altas de España, la LE-CV-192/21, que alcanza en algunos puntos los 1970 metros de altura.

La carretera, que nace en Ponferrada, llega hasta Corporales, ya en La Cabrera. Sus 44 kilómetros salvan un desnivel de 1.500 metros, dos puertos mediante (el Morredero y los Portillinos). La parada es obligada en San Cristóbal de Valdueza para admirar uno de los tejos más antiguos de España (tiene unos 800 años, aunque la leyenda diga que es milenario). Desde la estación de esquí del Morredero se puede contemplar la cordillera Cantábrica desde Lugo hasta Cantabria si el tiempo acompaña. La imagen es impresionante con nieve y sin ella.

Y tras los puertos, valles muy profundos, casi verticales, con infinidad de ríos y riachuelos de aguas claras, fuera del alcance de la mano del hombre. Aquí nace el río Eria, que desciende paralelo a la carretera y al que vemos crecer camino de Corporales, pero muy lejos aún del Eria que desemboca en el Órbigo. Estos valles son un paraíso para algunas rapaces; aguiluchos pálidos, aguiluchos cenizos, halcones peregrinos e incluso águilas reales han encontrado en estos parajes su hábitat perfecto. La Sierra del Teleno ofrece insospechados avistamientos para los amantes de la ornitología.

Se han cerrado los comentarios